Trabajo y obesidad: discriminación y menos oportunidades

Cuando éramos niños sabíamos que tener sobrepeso podía ser motivo de burlas en la escuela, hasta tal grado que aquellos que eran víctima del bullying por tener unos kilos de más preferían no asistir a clases, y no se sentían cómodos con su aspecto.  A veces pasa un poco lo mismo con trabajo y obesidad.

Trabajo y obesidad: Discriminación y menos oportunidadesSon muchos los problemas de salud que nos puede causar la obesidad, pero, aunque se considere una situación rara, la obesidad también puede perjudicarnos en el área laboral.

Lamentablemente, la situación hoy en día no ha cambiado mucho con respecto a la obesidad… Las personas que la padecen aún pueden ser víctimas de burlas y de discriminación. La obesidad en el entorno laboral también nos puede llegar a excluir de algunos puestos de trabajo.

Requisito: Delgadez

Hoy he escuchado a Laura, una amiga mía de hace algunos años es quién me inspiró para escribir este escrito. En sí,  la razón ha sido su frustración por no poder encontrar trabajo. Laura es una mujer trabajadora y muy capacitada, sin embargo, su gran dificultad a la hora de conseguir un puesto, radica en su peso. Entonces me pregunto… ¿por qué trabajo y obesidad están tan relacionados en trabajos cualificados cuando las capacidades intelectuales nada tienen que ver con el físico?

Laura sufre de obesidad, resultado de problemas hormonales que comenzó a sufrir hace un par de años, hoy en día, Laura ha conseguido bajar dos tallas, pero aún no luce esbelta, al menos no tanto como sus posibles empleadores consideran que debe lucir.

Mi amiga dice que ya no se sorprende al ver que el puesto se lo brindan a una mujer más delgada, de hecho, ella dice que el requisito “excelente presentación” incluye delgadez, aunque no se mencione explícitamente y está convencida de que no encontrará un trabajo si no pierde más peso.

Quizás podríamos pensar que Laura sufre esta discriminación por ser mujer y que los hombres que padecen obesidad no tienen estos problemas para conseguir trabajo, pero nos equivocamos, aunque puede ser menos probable, los hombres con obesidad también pueden ser víctimas de esta discriminación.

Empleados con obesidad, ¿un riesgo?

Luego de mi conversación con Laura, se me ocurrió pensar que el problema que ella tenía era por su físico, pero, en ese mismo momento ella me dijo algo muy interesante.

La empresa quiere personas saludables“, es decir, tener antecedentes de enfermedades puede provocar que nuestros entrevistadores lo piensen dos veces antes de contratarnos.

Un empleado que sufre de problemas de salud puede ausentarse por estos motivos y es algo que no le conviene a la empresa. La obesidad, es frecuentemente relacionada con enfermedades y por ello, es posible que no seamos considerados para el puesto.

Trabajo y Obesidad

Si bien algunos trabajos no requieren de esfuerzo físico más allá del de oficina, hay algunos trabajos que sí, y muchas veces los entrevistadores pueden creer que una persona que sufre obesidad no será capaz de llevar a cabo estas tareas, precisamente porque consideran que no acostumbran a hacer ejercicio.

No ayuda el hecho de que según estadísticas, las personas con obesidad suelen ser menos productivos, esto cómo consecuencia de las enfermedades secundarias a la obesidad como la diabetes, hipertensión entre otras.

Publicidad Negativa y Mercadotecnia

Han habido casos en los que, algunas cadenas de comida rápida evitan contratar personas que sufren de sobrepeso u obesidad, ya que consideran que dan una “mala imagen” a su negocio, afortunadamente, en los últimos años se ha instado a dichas empresas que eviten cualquier forma de discriminación en su proceso de selección de personal.

Condiciones laborales, un problema extra

Es posible que la discriminación por obesidad no sea tan común en el equipo de trabajo, generalmente nuestro peso no es un problema para trabajar en equipo ni suele afectar la convivencia con nuestros compañeros de trabajo, no obstante, hay otras problemas que pueden presentarse.

En una ocasión, uno de mis pacientes me comentó que tuvo que dejar su trabajo porque en la cocina en la que trabajaba el área de trabajo era muy pequeña y no podía desempeñarse adecuadamente.

Alguien más me comentó que debido al peso, sus rodillas y espalda ya no soportaban estar el tiempo requerido de pie por lo que debió abandonar su puesto.

Y como esté ejemplo hay varios, para este artículo he investigado otras experiencias y me he enterado del caso de una mujer que por su talla, tuvo que renunciar a su trabajo el primer día, ya que el área del baño era muy pequeña y no podía utilizarlo.

La presión por estar delgados

Es común escuchar que las modelos sufren de gran presión por mantenerse esbeltas, pero, estas situaciones podrían no sólo suceder en el ámbito laboral de la moda, puesto que muchos empleados pueden sufrir de estas presiones.

Por ejemplo, mujeres y hombres que se dedican a una empresa de salud e imagen personal pueden sentirse temerosos por ganar peso, teniendo temor incluso de perder su trabajo, esto puede convertirse en un problema psicológico que afecte la salud.

Consciencia personal, social y empresarial

Sufrir discriminación laboral o de cualquier tipo por nuestro peso, es injusto y no debería ocurrir, sin embargo, no podemos negar que el exceso de peso pone en riesgo nuestra salud y debe preocuparnos sin importar si influye o no en nuestro trabajo.

Es importante que cuidemos nuestra salud, no por el temor a ser rechazados, sino por decisión y amor personal.

Las empresas por su parte, pueden instaurar programas enfocados a la prevención para cuidar de la salud de sus trabajadores, actualmente, hay empresas que dan incentivos para que sus empleados hagan ejercicio, desde patrocinios en gimnasios, hasta la conformación de equipos  y competencias deportivas.

Otros ejemplos en los que las empresas pueden colaborar para evitar problemas de salud, son las horas de ejercicio durante la jornada, hay empresas que brindan a sus empleados una rutina diaria de ejercicio durante la jornada laboral, esto ayuda a mantener la condición de sus empleados y evitar problemas de salud futuros entre los que se incluye la ganancia de peso.

Por último, es importante que las empresas ofrezcan las posibilidades al empleado para que reciba atención nutricional adecuada.

De esta forma una empresa puede cuidar la salud de sus empleados de forma más responsable sin hacerlos víctimas de discriminación. Además, los beneficios de estas prácticas pueden reflejarse no sólo en el bienestar del empleado sino en la productividad.

Espero que te haya gustado este post sobre trabajo y obesidad. Espero que cada vez sean menos las personas discriminadas por este problema.. Puedes contarnos tu experiencia y opiniones sobre trabajo y obesidad en los comentarios de abajo. Saludos!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
4 Comentarios
  1. 16 marzo 2017
    • 1 junio 2017
  2. 6 marzo 2017
    • 1 junio 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies