Educación Nutricional: contra la obesidad y problemas de Salud

A todos nos preocupa la salud de nuestros seres queridos, deseamos lo mejor para ellos y por lo tanto, no es de extrañar que busquemos la manera de cuidar su alimentación. Sin embargo, si brindamos educación nutricional es probable que reduzcamos las probabilidades de que nuestros hijos y seres queridos tengan problemas con su peso y hábitos dietéticos siendo también más saludables.

La educación nutricional es indispensable si queremos saber elegir nuestros alimentos y cuidar de nuestro peso y salud en general.Educación Nutricional: contra la obesidad y problemas de Salud

Interesarse por la nutrición

A menudo subestimamos lo que una buena alimentación puede hacer por nosotros, sin embargo, existen varios padecimientos que de hecho se relacionan con una mala alimentación.

Podemos nombrar la obesidad, el sobrepeso, colesterol alto, diabetes y triglicéridos elevados como ejemplo de enfermedades que pueden evitarse e incluso controlarse con la dieta adecuada, si consideramos que son enfermedades que responden a nuestros hábitos alimenticios principalmente.

Tener conocimientos de nutrición puede ayudarnos a enseñar hábitos más saludables a las futuras generaciones y si estos se aplican correctamente, seguramente tendrán una mejor calidad de vida.

¿ Donde asesorarnos?

Encontrar información hoy en día, no es difícil, desde libros, hasta sitios en líneas pueden ser nuestras fuentes. Sin embargo, si consideras que necesitas una asesoría más personalizada, no dudes en visitar a un nutriólogo y comparte con dicho profesional tu interés por la nutrición y por aprender más acerca de la alimentación saludable.

En general, una consulta nutricional debe estar encaminada a la educación nutricional, siendo su objetivo que no dependamos de una dieta específica sino a aprender a alimentarnos.

Las bases de la educación nutricional

Es verdad que muchos de nosotros tenemos alguna idea de lo que es bueno para nuestro cuerpo y lo que no, en cuestión de alimentos.

En múltiples ocasiones se nos ha advertido de los riesgos de llevar una alimentación deficiente o mal balanceada, pero no siempre sabemos como debe ser la alimentación correcta, para tener una idea más clara, nuestra dieta debe cumplir con las siguientes características.

Equilibrada: Que el aporte de nutrimentos esté en la proporción adecuada para que nuestro cuerpo pueda funcionar correctamente.

Adecuada: que los alimentos que formen parte de nuestra dieta sean fáciles de adquirir y conseguir.

Completa: Que incluya todos los nutrimentos que nuestro cuerpo requiere.

Variada: Que sea diversa y no se base en la ingesta del mismo tipo de alimento, que incluya alimentos de todos los grupos.

Inocua: Nuestra dieta debe estar libre de contaminantes o microorganismos que sean patógenos.

Suficiente: Que no sea excesiva, pero tampoco deficiente, que incluya la cantidad adecuada de nutrimentos requeridos por nuestro organismo.

El plato del bien comer y la pirámide de los alimentos

Para tener una idea general de cómo debe ser nuestra alimentación, es posible que tomemos como guía la pirámide nutricional o bien el plato del bien comer, estos, son una guía visual que nos sirven para saber como debemos porcionar nuestros alimentos durante el día para que cubra nuestras necesidades nutricionales.
En el caso de la pirámide, se nos muestra en la base a los cereales, siendo base de una buena alimentación, aunque hay que tener cuidado con no caer en excesos, en seguida tenemos frutas y verduras que también deben ser abundantes, y las proteínas que aunque muy importantes se deben consumir en menor cantidad, por último, grasas y azúcares cuya proporción debe ser la menor en la dieta.

En cuanto al plato del bien comer, se trata de representar el mismo concepto en un gráfico de pastel, de esta forma se evita dar la impresión incorrecta de que algún grupo de alimentos es más importante, que es la idea que solemos tener de la base de la pirámide o bien la punta.
Podrás checar ambos esquemas en la siguiente imagen.

Aplicar el aprendizaje

Muchas veces nos interesamos por la nutrición y por cómo debemos cuidar nuestra dieta, sin embargo, nos quedamos con lo que sabemos y no lo aplicamos en nuestra vida diaria, evitándonos así los beneficios que podríamos obtener de optar por buenos hábitos dietéticos.

Ya sea por falta de motivación, o por la falta de perseverancia pocas veces cambiamos nuestros hábitos o hacemos caso de cómo llevar una dieta saludable, sin embargo, insisto en que los beneficios son muchos.

Lo que resulta además preocupante, es que si no aplicamos la educación nutricional en casa, será difícil que podamos transmitirla a nuestros hijos y así, estaremos prolongando un círculo vicioso por generaciones, en el que abundan los malos hábitos de alimentación.

Definitivamente romper la cadena no es sencillo, cambiar de hábitos requiere de nuestra constancia y esfuerzo, pero sin lugar a dudas el beneficio que obtendremos de ello nosotros y las futuras generaciones vale la pena.

Recuerda que si deseas que tus hijos tengan una alimentación balanceada, será indispensable predicar con el ejemplo, puesto que ellos suelen aprender por imitación, en especial cuando son pequeños.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
7 Comentarios
  1. 30 julio 2017
    • 8 septiembre 2017
  2. 25 abril 2017
    • 2 mayo 2017
      • 4 junio 2017
    • 4 junio 2017
      • 6 julio 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies