Dieta Rápida: 9 Consecuencias negativas que quizás no conocías

Dolor de cabeza, hambre, cansancio, son efectos secundarios que una dieta rápida con frecuencia nos puede desencadenar y somos conscientes de ello, pero existen otras consecuencias que ta lvez estemos pasando por alto porque desconocemos que podrían estar relacionadas.

Consecuencias de una dieta rápidaSi tu dieta no está bien balanceada, es probable que, puedas experimentar algunas consecuencias negativas, y es importante conocerlas.

¿Qué es una dieta rápida?

Las dietas rápidas, también llamadas muchas veces dietas milagrosas, son aquellas que están a menudo formuladas para que perdamos peso en poco tiempo, suelen cortar muchas calorías de golpe y por lo regular no están bien balanceadas provocando en la mayoría de los casos una descompensación de nuestro organismo.

Cuando una dieta se balancea correctamente, se disminuye la probabilidad de sufrir consecuencias negativas a nuestra salud, dando a lugar a una pérdida de peso saludable.

1. Cansancio

Una dieta rápida suele ser baja en calorías, lo que muchas veces provoca que nos sintamos cansados, esto se debe a que el aporte de energía es muy limitado y si bien, el propósito de una dieta es utilizar la energía en nuestro cuerpo almacenada en forma de masa grasa es importante hacerlo con moderación, puesto que querer acelerar este proceso puede estresar demasiado a nuestro organismo.

2. Flacidez y otros cambios en la piel

¿Cuántas veces te has sometido a una dieta rápida y notas que tu piel pierde firmeza?, algunas ocasiones incluso podemos llegar a recibir comentarios como, “te ves demacrada“, “te ha quedado piel sobrante” ó “Se te notan las líneas de expresión“.

Someternos a una dieta rápida puede tener como consecuencia la pérdida de masa muscular lo que muchas veces se refleja en nuestra piel, pero además, las dietas rápidas suelen ser insuficientes en los nutrimentos que necesitamos como vitaminas y minerales, provocando que la piel sufra cambios negativos como falta de firmeza y suavidad.

3. Debilidad y Facilidad para contraer infecciones

Si existe una falta de nutrimentos en nuestra dieta, nuestro cuerpo no está al 100% y nuestro sistema inmunológico puede verse afectado. De esta manera, nos volvemos más propensos a contraer algunas infecciones oportunistas e incluso, nos puede costar trabajo erradicarlas.

Es muy importante estar al tanto, pues la dieta incorrecta, pone en riesgo nuestra salud seriamente.

4. Anemia

Mareos, debilidad, palidez, esas ganas de no hacer nada, talvez pienses que es normal si estas comiendo menos, pero lo cierto es que, estos síntomas pueden indicar algo más serio.

Si a raíz de tu dieta has notado cambios en tu estado de ánimo, y te sientes agotado todo el tiempo, quizás deberías considerar hacerte un chequeo, puesto que, una dieta rápida puede llegar a ser baja en hierro y en las vitaminas necesarias para la formación de glóbulos rojos, no dudes en consultar a tu médico si empiezas a experimentar síntomas de anemia.

5. Caída del cabello

Me lo refieren a menudo en consulta, como pasaron de una cabellera frondosa a un cabello débil y opaco, si bien esto también puede ser un indicador de anemia, la caída de cabello es clara consecuencia de una dieta deficiente en los nutrimentos adecuados, por lo que, hay que ser conscientes de ello.

6. Descalcificación de huesos

Posiblemente no lo percibimos a simple vista, pero si estamos en un régimen dietético muy restrictivo es muy posible que no estemos nutriéndonos adecuadamente y nuestros huesos pueden no estar recibiendo el suficiente calcio, esto puede ser muy grave, haciéndonos más propensos a sufrir de fracturas.

7. Uñas rotas y frágiles

La mala nutrición puede llevarnos a tener las uñas quebradizas y frágiles, sólo otra consecuencia de una dieta deficiente.
Si notas que tus uñas se han vuelto débiles, es muy posible que la razón se encuentre tras la desnutrición.

8. Un metabolismo más lento

Parece contradictorio, puesto que uno espera que al perder peso rápido nuestro cuerpo mantenga un metabolismo activo o lo que consideramos “normal”, pero lo que ocurre con las dietas rápidas, es que perdemos bastante masa muscular y por ende, quemamos menos calorías en reposo de las que solíamos quemar antes de ponernos a dieta.

Las dietas rápidas son con frecuencia el principio de un ciclo vicioso en el que perdemos y recuperamos más peso una y otra vez.

9. Gastritis y otros problemas gastrointestinales

Si en tu dieta pasas muchas horas en ayuno o bien no comes lo suficiente para sentirte satisfecho es posible que experimentes problemas digestivos, desde leves hasta serios, incluyendo, estreñimiento y gastritis.

Una buena digestión es importante en el proceso de adelgazamiento ya que ayuda a que metabolicemos adecuadamente todos los nutrimentos que ingerimos.

Recomendaciones

Aunque una dieta rápida puede prometernos alcanzar los resultados que deseamos desesperadamente, no debemos caer en dichas promesas,. Son muchos los aspectos en que pueden perjudicarnos, incluso, muy seriamente.

No existe una justificación real para someter a nuestro cuerpo a este tipo de dietas, es mejor recurrir al cambio de rutinas, introduciendo hábitos saludables en nuestro día a día.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
8 Comentarios
  1. 1 noviembre 2017
    • 3 noviembre 2017
  2. 30 octubre 2017
    • 3 noviembre 2017
  3. 26 octubre 2017
    • 3 noviembre 2017
  4. 26 octubre 2017
    • 3 noviembre 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies