11 Hábitos que engordan y que puede que no conozcas

Subir de peso suele relacionarse con comer en exceso, pero no solo comer mucho nos hace ganar peso, también hay algunos hábitos que engordan, y es importante considerarlos si estamos a dieta o queremos adelgazar. Es posible que estemos llevando a cabo estas actividades y ni siquiera darnos cuenta de los perjuicios.

hábitos que engordanPara que esto no nos ocurra, es importante conocer estos hábitos que engordan y que podrían ser los culpables de que no logremos eliminar esos kilitos extra que tanto ansiamos perder.

11 hábitos que engordan

1 Evitar desayunar

No desayunar es uno de los hábitos que engordan, aunque pueda parecer lo contrario… Podríamos pensar que al no desayunar ingerimos menos calorías por lo que deberíamos adelgazar… Sin embargo, estudios demuestran que saltarse el desayuno puede provocar alteraciones en nuestro apetito, y que éste sea mucho mayor a la hora de comer y durante el día, lo que puede provocar que consumamos más calorías que si hubiéramos desayunado.

2 No realizar actividad física

No ejercitarnos es sin lugar a dudas uno de los hábitos que más puede perjudicarnos en cuestión de peso. La falta de ejercicio hoy en día se relaciona claramente con problemas de obesidad, siendo una de sus principales causas.

Es aconsejable realizar entre 30 a 45 minutos de actividad física regular para evitar que el sedentarismo nos perjudique.

3 Picar entre comidas

Si eres de las personas que todo el día está picando comida a pesar de que  no come en gran cantidad en las comidas principales, es posible que estés consumiendo bastantes calorías que ignoras. Este es uno de los hábitos que engordan más comunes y por el que, dia a día, estamos colaborando en la ganancia o “no pérdida” de muchos kilos.

Un ejercicio común para poder ser conscientes de la cantidad de calorías extras que este hábito significa para nosotros consiste en anotar todo aquello que consumimos cuando picamos entre comidas, de esta forma, nos daremos cuenta si este hábito nos está perjudicando verdaderamente.

4 Hábitos que engordan y no conocías: DORMIR POCO ENGORDA

La falta de sueño puede provocar cambios en nuestros hábitos dietéticos. El cansancio que se asocia con el dormir poco activa una serie de reacciones en nuestro cuerpo que aumentan nuestro apetito y en especial, nuestro antojo por alimentos hipercalóricos, esto se debe, entre varios motivos, a que el cuerpo busca combatir el cansancio con energía de los alimentos y normalmente terminamos consumiendo calorías en exceso.

5 Mala hidratación

Beber pocos líquidos también puede estar provocando que ganes peso, o que te sea difícil perderlo. La hidratación correcta no sólo es necesaria para que nuestro metabolismo trabaje correctamente, también nos ayuda a eliminar impurezas y favorecer nuestra digestión.

Es importante consumir suficientes líquidos durante el día para mantener un peso saludable.

6 Consumir bebidas endulzadas

Si bien es importante la hidratación, no todas las bebidas son adecuadas, de hecho, los jugos industrializados y refrescos pueden ser un gran aporte calórico en nuestra alimentación y muchas veces lo ignoramos.

Es recomendable evitar todo tipo de bebidas industrializadas que sean ricas en azúcar ya que es fácil recaer en excesos cuando las consumimos, además, no suelen tener un aporte nutricional más allá de sus carbohidratos, sin lugar a dudas, es mejor optar por bebidas naturales y preferentemente agua.

7 El consumo de productos dietéticos

El término “dietético“, “reducido en calorías” o, “bajo en grasas“, puede darnos una idea errónea de que se trata de productos libres y muchas veces abusamos de consumo considerando que son dietéticos.

El exceso en el consumo de productos dietéticos en realidad nos puede estar sumando calorías a nuestra dieta.

8 Comer frente al televisor, móvil u otro distractor

Ya sea que estemos viendo las noticias o simplemente un programa familiar, comer frente al televisor e incluso frente a nuestro celular, puede ser un hábito muy perjudicial para el peso, esto se debe a que al no prestar atención a nuestros alimentos es muy probable que comamos una cantidad mayor, ya que no estamos registrando aquello que consumimos.

9 Comer con prisa

Si eres de los que no suele dedicarle tiempo a tus tiempos de comida, entonces debes saber que el comer rápido no sólo afecta tu digestión sino que además, provoca que comamos en exceso debido a que no sentimos la sensación de saciedad sino minutos más tardes de empezar a comer.

Es aconsejable dedicar al menos veinte minutos a tus tiempos de comida, y de ser posible media hora. Procura disfrutar cada bocado y recordar masticar con calma, verás que la diferencia se reflejará tanto en tu peso como en tu digestión.

10 Comer fuera de casa

Todos queremos alguna vez salir de la rutina, probar algo diferente y ¿porqué no? Comer en nuestro sitio favorito, sin embargo, hacer de esto algo rutinario puede afectar nuestro peso.

La comida casera suele tener mejor calidad que aquella que consumimos fuera de casa, y además, suele ser de meno aporte calórico, así que, si bien es una buena idea salir, despejarse y disfrutar de un menú distinto, procura no volver de esto un hábito.

 11 Utilizar platos grandes

Aunque parezca un poco extraño, comer en platos grandes puede favorecer que comas más de lo necesario, ya que visualmente la comida en un plato grande aparenta ser menos de lo que realmente es. Una estrategia para favorecer la pérdida de peso, consiste en servir nuestros alimentos en platos pequeños.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Cargando…
4 Comentarios
  1. 17 julio 2017
  2. 20 abril 2017
  3. 20 abril 2017
  4. 17 abril 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies