Tomé un remedio para Adelgazar y no pasó Nada

Remedios de revistas, sitios en línea, programas de  televisión, o inclusive los aconsejados por amigos, todos parecen tener una opción para adelgazar que consiste en que consumamos algo ya sea natural o sintético para adelgazar.

Tomé un remedio para Adelgazar y no pasó NadaPor lo regular, están diseñados para que mejoren nuestra digestión, controlar nuestro apetito, o algunos incluso, prometen acelerar la quema de grasas y calorías.

Muchos de estos productos y remedios suelen prometer resultados increíbles, como adelgazar hasta 5 kilogramos en una semana o perder peso sin esfuerzo alguno, sin embargo, nos podemos llevar una desilusión cuando los ponemos a prueba y no funcionan como esperábamos. ¿Qué es lo que pudo haber ocurrido?

No hay productos milagrosos

Cuando veo estos productos recomendados en distintas fuentes, siempre tengo la sensación de que se puede adelgazar sólo consumiéndolos y sin necesidad de hacer un cambio de hábitos, aunque, sé que eso no es posible, porque aún no se ha identificado ni sintetizado una sustancia que realmente reemplace los efectos de una buena dieta o del ejercicio y que haya salido al mercado, es muy fácil llevarse esa impresión.

Lamentablemente pocas veces se menciona o se recuerda al consumidor, que se trata de un suplemento,  que si bien, es un aliado, no sustituye a la dieta, y de hecho debemos combinar tanto el suplemento con la dieta para que este realmente haga un efecto notorio.

Para evitar que esto nos ocurra y no optar por una solución para adelgazar en vano, hay que tener bien claro de que no hay productos milagrosos y que siempre será necesario llevar a cabo una dieta saludable para perder peso.

No seguí las instrucciones

Me ha pasado en varias ocasiones que opto por algún suplemento, pero por alguna razón, suspendo el tratamiento temporalmente, ya sea porque me olvidé de tomar la dosis, o porque experimenté algún efecto secundario, o simplemente porque no me agradó el sabor y altero la receta, esto puede muchas veces ser la razón de que algún remedio o suplemento no funcione como se supone que debería.

Es importante seguir las instrucciones recomendadas, pues por ejemplo hay productos que no tienen el mismo efecto si se les consume después de los alimentos, que antes, o hay productos que se deben consumir después de hervirse porqué es así como liberan sus activos.

No es adecuado para mí

Es muy común que generalicemos los remedios, si por ejemplo, nos duele la cabeza, podemos optar por cualquier remedio que pueda combatir el dolor de cabeza, pero si no estamos atacando la causa, entonces es muy probable que no surta efecto alguno.

Esto fácilmente puede ocurrirnos, existen productos para adelgazar que se basan en evitar la absorción de las grasas, pero si nuestro problema de peso tiene su origen principalmente en la ingesta de carbohidratos, talvez no perderemos el peso que imaginábamos con dicho producto.

Como este ejemplo, puede haber varios, por ello, si no identificamos la raíz de nuestros kilos extra, es posible que no elijamos la mejor opción para combatir el sobrepeso.

No surtió efecto en mí

Algunas personas son más sensibles que otras a ciertas sustancias e incluso a ciertos métodos, por lo tanto, siempre existe la posibilidad de que un remedio no tenga efecto alguno en nuestro cuerpo por el simple hecho de que nuestro cuerpo no es receptivo a dicha sustancia o producto, puede que seamos parte de un pequeño porcentaje de personas a las que no les funciona.

No consumí la dosis apropiada

Ya sea por desconocimiento o por confusión, a veces podemos tener una idea errónea de la dosis que debemos consumir para apreciar un efecto en nuestro organismo, por ello, siempre debemos consultar a un experto en el tema que pueda orientarnos sobre la cantidad correcta, en caso contrario, puede ser que estemos excediendo la dosis o tomando menos de la requerida.

Era un producto de mala calidad

Ocurre mucho con los suplementos que no son de laboratorios confiables y que a veces incluso no establecen la cantidad del principio activo, por lo que seguramente aunque lo contenga, no es la dosis que necesita nuestro cuerpo para ver un cambio.

Se aconseja siempre adquirir productos de un origen confiable, que señalen su contenido en gramos o miligramos así como todos sus ingredientes.

No sirve

No siempre la culpa de que un remedio no nos funcione radica en nosotros, sino que también es posible que el producto no funcione y sólo se basa en una experiencia o mercadotecnia, para tener una mayor seguridad de que el remedio por el que vamos a optar puede tener éxito, es importante revisar si estudios científicos lo respaldan.

Actualmente muchas plantas, suplementos y métodos para adelgazar han sido estudiados, y se ha podido descartar o no su eficacia, para los que no han sido estudiados, siempre existirán ambas posibilidades.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
3 Comentarios
  1. 24 noviembre 2015
  2. 18 noviembre 2015
    • 22 noviembre 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR