Te gusta la Comida que te hace Mal, hay una Razón

He escuchado muchas veces que las dietas son insípidas, que los alimentos saludables saben mal, que las verduras no tienen sabor, e incluso el clásico “si me pones a elegir, prefiero la comida chatarra”. ¿Será acaso, que nuestro cuerpo se equivoca cuando de nuestra salud se trata?

Te gusta la Comida que te hace Mal, hay una RazónEn un estudio se ofreció a los participantes varias opciones de alimentos, que incluían comida saludable y comida chatarra, no es de sorprender que más del 50% de los participantes, optaron por la comida chatarra, siendo la conclusión de que es la opción que la mayoría de nosotros elegiríamos.

Sabor, vista y aromas atractivos

El secreto de la comida chatarra está en su composición, sí, todo parece que indicar que el sabor, es una de las variables determinantes cuando elegimos un alimento, y es que expertos han concluido que la cantidad de grasa que suelen tener los alimentos chatarra, así como la sal y azúcar que contienen estos alimentos son una explosión para nuestros sentidos, que incluso detonan sensación de bienestar en nuestro cerebro. Así, la comida chatarra parece una recompensa para nuestro organismo, y hay quienes incluso se han aventurado en decir, que se trata de una adicción.

Mercadotecnia

A pesar de que el sabor y la vista de un producto chatarra es llamativo, la idea de enfermar por consumirla puede ser suficiente para que dejemos de hacerlo, al menos en las cantidades que pueden ser perjudiciales, sin embargo, los vendedores de estos productos saben que la mercadotecnia es una potente arma cuando se trata de vender un alimento no tan saludable.

Niños felices y sonrientes llenos de energía, personas sanas y contentas, siempre los vemos como ejemplos en las publicidades de estos alimentos, algunos incluso, llegan a asegurar que sus productos forman parte de la convivencia familiar, y para cautivar a los más pequeños, crean personajes y juguetes a fin de que los niños se sientan identificados y atraídos.

Cuando relacionamos toda esta mercadotecnia con el producto o la comida chatarra, jamás nos cruza por la mente que puede ser algo dañino para nuestra salud, pues, miles de personas seguro los consumen y no les pasa nada. Así que, la comida chatarra sabe bien y además, parece inofensiva, incluso cuando sabemos que no lo es, nos convencemos de que el sabor bien lo vale, pues seguramente a nosotros no nos afectará.

Costumbre y hábitos

Se dice que lo que aprendemos en casa desde niños, es lo que vamos a aplicar en nuestra adultez casi por regla, y es que para un niño en desarrollo imitar a los padres, es esencial, entonces, si nuestros padres no tienen una alimentación saludable, nosotros vamos a adoptar estos hábitos y por ende, lo veremos como “lo mejor”, aunque sea erróneo.

Alguna vez una paciente me comentó, “cómo echo de menos las galletas de mantequilla que hacía mi madre, eran las más grasosas que he probado, pero también, las más buenas”, aunque nunca probé las galletas, estoy segura que no sólo eran buenas, mi paciente también las relacionaba con su madre y la seguridad así como felicidad que ella sintió en aquellos días que las comía, la comida se relaciona con los sentimientos en muchos de los casos, cuando se trata de los platillos familiares que nos traen buenos recuerdos, se vuelven irremplazables.

La comida chatarra no tiene el mejor sabor

Aunque parezca que me contradigo, en realidad, no es así, el sabor bueno o malo es muy subjetivo y hay algunos alimentos que tenemos que probar varias veces para poder apreciar su sabor, si bien es cierto que ya tenemos alguna preferencia por ciertos sabores, no significa que una comida por ser chatarra sea la más deliciosa o viceversa.

Quiero comentarles mi experiencia con el hijo de una colega, al que ella, siempre le ofreció una dieta saludable, el niño come ocasionalmente golosinas, pero no son de su preferencia y dice que aunque le gustan prefiere la fruta, además, odia las gaseosas, pues en su opinión, son demasiado dulces, en el caso de los postres, pocas veces los termina, pues al cabo de un par de bocados su paladar se satura y los rechaza, y aunque parezca algo fuera de lo común hoy en día, su bocadillo favorito son las zanahorias bebé.

La fruta, los vegetales y cualquier alimento, tienen sabores distintos, pero cuando utilizamos muchos ingredientes para darles sabor, tales como la sal, el azúcar, e incluso las grasas, terminamos opacando el sabor natural de estos alimentos, y lo único que apreciamos son estos ingredientes, que aunque puedan parecernos deliciosos, no hacen otra cosa que ocultar el verdadero sabor.

La comida sana ¡Es deliciosa!

Sé que estamos bombardeados de comida chatarra, es fácil de vender por sus intensos sabores que resultan atractivos para la mayoría de las personas, pero, esto no quiere decir que la comida sana sea mala, o tenga mal sabor, simplemente no la acostumbramos.

Tal vez no nos sintamos atraídos por los vegetales, pero como aprendí en la cocina, hay un sinfín de posibilidades cuando hablamos de vegetales, y no la clásica ensalada de lechuga y tomate, que si bien, de vez en cuando es una excelente opción, es importante que ampliemos nuestro abanico de recetas.

Verduras al horno, asadas, caldos, cremas, pimientos rellenos de arroz, puré de coliflor, la comida saludable, puede ser muy rica en sabores, texturas y aromas inigualables, todo depende de nuestro deseo de incorporarla en nuestra dieta. Les recomiendo indagar, experimentar y adquirir recetarios con recetas variadas de comidas saludables, de esta forma, descubriremos que las ensaladas no son la única opción para comer sanamente y que ¡la comida sana sí es deliciosa!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
4 Comentarios
  1. 30 diciembre 2015
    • 9 enero 2016
  2. 29 diciembre 2015
    • 9 enero 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR