Soñando una Alimentación sana

Hoy en día, la vida ajetreada es una constante en la vida de muchas personas. La ciudad no da lugar a los espacios de paz y recogimiento necesarios para alcanzar un buen descanso. Muchas veces el estrés y la falta de tiempo de descanso y ocio generan distintos problemas de salud, que van desde los trastornos de alimentación hasta los de sueño, entre muchos otros.

Soñando una alimentación sana

Sin embargo, existen diversas salidas para contrarrestar los efectos negativos de una mala noche de descanso sobre nuestra salud. Uno de ellos es mejorar nuestra alimentación y estar atentos a lo que comemos antes de ir a dormir.

Cuándo nos tenemos que preocupar

Si notamos que nuestro desempeño a lo largo del día es más bajo de lo normal, que nos cuesta conciliar el sueño a la noche o que dormimos mucho pero igual nos sentimos cansados, hay que ponerse alertas. Hay muchas razones que nos pueden llevar a sufrir trastornos del sueño; por eso, los profesionales de la salud recomiendan someterse a un estudio del sueño donde puedan observar diversas variables que afectan nuestro descanso por la noche. Entonces podrán determinar los caminos para solucionar el problema. Algunos de los trastornos más comunes son los siguientes:

-Insomnio: se relaciona con la dificultad para conciliar el sueño.

Hipersomnia: aumento desmedido de las horas de sueño, sin por ello lograr un descanso completo.

Ronquidos: las vías respiratorias se tapan, produciendo el sonido rasposo del ronquido. En ocasiones puede devenir en una apnea, donde se interrumpe la respiración durante un tiempo corto.

Parasomnias: se dan cuando los sueños recrean situaciones o experiencias que el afectado siente como reales durante el tiempo que duran. Aquí se encuentran las pesadillas, por ejemplo.

Consejos alimenticios para mejorar nuestro sueño

Evitar las cenas pesadas:

Es decir, evitar alimentos que lleven a una digestión lenta y difícil, como la carne, los huevos, las grasas, etc. También se recomienda no ir a dormir inmediatamente después de cenar, ya que esto puede generar acidez, reflujo e incluso náuseas. Se recomienda esperar de una hora y media a dos horas para ir a dormir.

No ingerir estimulantes:

Evitar cualquier bebida o alimentos que contenga cafeína u otros estimulantes es fundamental. El café, el té, las gaseosas, el tabaco, el alcohol, el chocolate y otros se cuentan en este grupo.

Evitar mirar TV a la hora de comer:

Varios estudios científicos han estudiado la relación entre los malos hábitos alimenticios y la exposición ala TV.Concluyeronque las personas que miran televisión mientras cenan, comen más y peor de lo que comerían sin ella. Esto se relaciona con varios factores de influencia, como la publicidad y la falta de atención.

Elegir alimentos que favorezcan la acción de la melatonina, el triptófano y la serotonina:

Estas son hormonas que inducen el descanso y la relajación. Aquí entrarían los cereales, las pastas y legumbres, el arroz integral, la banana, los pescados, las patatas, etc.

Preferir los sedantes naturales:

en caso de tener que recurrir a ‘ayudas extra’ para dormir mejor, es bueno optar por lo natural antes que lo artificial. Algunos sedantes que sirven para esto son el Tilo, la Pasiflora, la Melisa, la Valeriana y la Manzanilla. Todas ellas se pueden ingerir en forma de infusión.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
7 Comentarios
  1. 24 agosto 2016
  2. 14 octubre 2015
  3. 13 septiembre 2014
  4. 9 mayo 2012
  5. 7 diciembre 2011
  6. 6 diciembre 2011
  7. 2 diciembre 2011

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR