Por qué No me Sirve la Dieta de mi Amigo

La mayoría de nosotros, tenemos una amiga o un amigo que se ha puesto a dieta y ha bajado tantos kilos como quería, pero cuando nosotros la adoptamos, los resultados no son ni remotamente lo esperado, ¿será que nosotros no podemos adelgazar fácilmente?Por qué no me sirve la dieta de mi amigo

Cuando nuestro amigo o amiga nos comparte una dieta y nos promete que será la solución a nuestros problemas de peso porque así lo han comprobado, nos entusiasmamos, estamos seguros de que así será, y de que ellos al fin han encontrado algo que sí funciona, sin embargo, podemos estar equivocados, pues, la efectividad de una dieta puede variar en torno a varios factores.

No somos todos iguales

Quizás uno de los más grandes y comunes errores que cometemos a la hora de elegir una dieta, es creer que todos somos iguales y por lo tanto cualquier dieta puede ser efectiva para nosotros, razón por la que muchas veces elegimos dietas generales.

Nuestra confianza en una dieta aumenta si nuestro amigo tuvo  éxito con ella, no obstante, también debemos considerar que nosotros tenemos un peso, una talla y una edad diferente, sin mencionar condiciones metabólicas que a veces no conocemos, todos estos factores pueden influir en el éxito de una dieta, conviene tenerlos en cuenta.

Nuestro amigo no es el experto

Aunque nuestro amigo haya obtenido la dieta de un médico o de un experto, no significa que él esté capacitado para recomendarnos que dieta seguir, aunque su experiencia puede sernos de utilidad, siempre se aconseja consultar a un experto en el tema previamente pues por lo regular, requerimos de una detallada evaluación nutricional previamente, en especial si la dieta es muy específica, pues nuestras necesidades nutricionales pueden ser muy distintas a las de nuestro amigo, como anteriormente se menciona.

No se centra en tus hábitos de alimentación

Además de ser diferentes fisiológicamente, nosotros también tenemos hábitos de alimentación distintos. Por ejemplo, yo recuerdo hace mucho tiempo que una amiga me recomendó una dieta que se centraba sobretodo en decir que las grasas eran las culpables de la ganancia de peso, a su esposo, le funcionó de maravilla, porque su dieta es muy rica en grasas, y adoptar los cambios mencionados en la dieta sobre cocinar diferente, sin grasa y cambiar los tipos de carne, así como cuidar estas cantidades, era más que suficiente para corregir su alimentación. En mí por el contrario, no funcionó, pues mi problema más grande en ese entonces no eran las grasas sino los carbohidratos, y aunque cambié métodos de cocción, y procure el consumo limitado de grasas, seguí excediendo un poco los carbohidratos, sin mencionar que yo soy mujer, y el esposo de mi amiga es hombre, por lo que las probabilidades de que él perdiera peso eran mayores.

Es fundamental, para que una dieta funcione, que ataque nuestros malos hábitos pero que se ajuste a nuestras costumbres y alimentación, cambiar radicalmente la dieta, tampoco suele ser lo más recomendable, pues se vuelve muchas veces una tarea casi imposible y nada saludable, los cambios deben ser progresivos, reducir poco a poco.

Nos sentimos mal con la dieta de nuestro amigo

Cuando una dieta no está bien balanceada para nosotros, es decir, no ha considerado las variables de nuestra edad, peso, estatura, actividad física, etc., pueden presentarse, efectos secundarios.

Dolores de cabeza, cansancio, mareos, estreñimiento, entre otros, son síntomas comunes en dietas que no han sido balanceadas para nosotros, muchas veces pueden ser normales durante la primera semana de adaptación a cambios dietéticos, sin embargo, nunca debemos pasarlos por alto, especialmente si no contamos con asesoría nutricional.

Las complicaciones de una dieta mal balanceada pueden ir de leves a severas, como puede ser una baja de glucosa.

La dieta de mi amigo incluye suplementos

Hay que ser muy cuidadosos a la hora de elegir una dieta y aún más cuidadosos a la hora de elegir un suplemento. No todas las personas podemos consumir el mismo suplemento, sin importar si nos será eficaz o no, algunas veces estos pueden tener efectos secundarios que pueden agravar condiciones de las que no siempre somos conscientes.

Siempre que optemos por algún suplemento, no está demás, consultarlo con nuestro médico, y posiblemente, realizarnos una evaluación general, para saber si somos o no candidatos al uso de ciertos suplementos, así como conocer los riesgos y contraindicaciones del producto.

Optar por lo más adecuado

El consejo de un amigo es una buena guía para empezar, pero hay que asegurarnos que la dieta sí se adapte a nuestras necesidades.

Hay que tener en cuenta las diferencias, y no juzgar una dieta sólo por la efectividad en alguien más, sino por qué se trate de una opción saludable. Además, hay que verificar que sea fácil de llevar a cabo, que no se contraindique a cualquier condición de salud que padezcamos, así como evaluar los posibles riesgos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
8 Comentarios
  1. 29 septiembre 2015
    • 29 septiembre 2015
  2. 28 septiembre 2015
  3. 27 septiembre 2015
    • 29 septiembre 2015
      • 1 octubre 2015
        • 2 octubre 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR