Los niños que duermen más también comen menos

Los niños y la comidaCuando de obesidad infantil se trata, siempre estamos buscando culpables, que sí las bebidas azucaradas, que si la comida rápida, las grandes porciones, o la genética. Sin embargo, los malos hábitos de sueños, podrían ser los culpables de los que nunca sospechamos.

Evidencia científica

En una investigación reciente, se estudió el impacto del sueño en los hábitos y comportamientos de alimentación de los niños, la ingesta de alimentos y como influía en su peso y la leptina (hormona encargada de la saciedad).

El estudio examinó 37 niños, y los resultados son de verdad sorprendentes, los niños que dormían más, pesaban menos y tenían niveles de leptina regulares en ayunas, en comparación a aquellos niños que tuvieron menos horas de sueño.

El hallazgo sugiere que un buen sueño podría tener implicaciones importantes en la prevención y el tratamiento de la obesidad infantil, aunque aún se deben estudiar a fondo los efectos del sueño en el desarrollo del niño.

Aunque todavía es necesario realizar más estudios de como el sueño puede influir en los hábitos de alimentación del niño, se sabe que en el adulto, un sueño insuficiente puede provocar “hambre”.

Sin embargo, el sueño es parte importante del desarrollo, y en los adultos sus beneficios también han sido comprobados, es recomendable adquirir buenos hábitos de sueño desde la infancia.

Consejos

Los niños en edad preescolar suelen necesitar entre 10 a 12 horas de sueño, para que los niños duerman las horas que requieren, es importante establecer una rutina que hay que respetar.

  • Establece la hora adecuada para que puedan dormir sus 10 o 12 horas y hazla de conocimiento para tu hijo.
  • Desde 30 minutos antes de acostarse, pide que apaguen o guarden distractores como la televisión, o juegos.
  • Recuerda media hora antes y 10 minutos antes a tu hijo que será hora de dormir.
  • En muchas ocasiones los niños suelen negarse a dormir a la hora acordada, pero recuerda ser consistente.
  • Evita que consuman sustancias o bebidas estimulantes como el café, que puedan alterar sus horas de sueño.
  • Acuesta y arropa a tus hijos
  • Puedes emplear música relajante antes de dormir, para ayudar a los niños a conciliar el sueño, a algunos niños les ayuda escuchar cuentos antes de dormir, y es una actividad que puede fortalecer su relación.
  • Asegúrate que el niño esté cómodo en su habitación  y cama.

Falta de sueño en adultos

Se ha comprobado que la falta de sueño en adultos, puede provocar más hambre, especialmente por alimentos calóricos, como chocolates y pastelillos, y la necesidad de comer todo el día debido a que el cuerpo se siente cansado, es muy probable que esto mismo ocurra con los niños, por lo que es aconsejable procurar que se adapten a una rutina de sueño y que los padres hagan hincapié en respetarla y los beneficios que tiene para su cuerpo y la salud en su futuro.

Recordemos que los hábitos adquiridos durante la infancia, son muchos de los que pondremos en práctica en la adultez, si bien un adulto requiere menos horas de sueño, es importante que reconozca los beneficios de tener un buen sueño.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
4 Comentarios
  1. 9 noviembre 2013
  2. 9 noviembre 2013
  3. 7 noviembre 2013
  4. 6 noviembre 2013

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR