La Obesidad, más que unos kilitos de más

ObesidadEstamos acostumbrados, a rescatar dietas de nuestros amigos, de revistas, de programas de televisión, de sitios de internet,  pero pocas veces sabemos para quien fueron hechas esas dietas. Anteriormente, he tenido la oportunidad de comentarles, que la mejor dieta, son los cambios de estilo de vida, una alimentación saludable que se ajuste a nuestras necesidades y que sea personalizada. Lamentablemente, pocas veces decidimos recurrir a un experto para que nos oriente sobre nuestras necesidades, y ello es probablemente el mayor error en el que podemos incurrir a la hora de decidir bajar de peso.

Debemos entender que la obesidad es más que una simple imagen exterior de nosotros, es una enfermedad, que puede o no, ser más grave para uno que para otros, pero que merece que le demos importancia y la atención adecuada.

La dieta perfecta.

Indudablemente, cuando no se trata de una dieta personalizada es mucho más difícil que podamos llevarla a cabo, incluye riesgos como, anemia, desnutrición, algunas dietas muy estrictas, son motivo a veces de hipoglucemias, que pueden terminar en un coma diabético, seas o no, diabético.

Hay otras dietas, que, son altas en proteínas y grasas, que elevan nuestros niveles de colesterol y triglicéridos. Y que son un riesgo significativo para el hígado y el riñón si se sostienen por mucho tiempo. Así que si nos ponemos en manos de un experto, cuando estamos enfermos, ¿porque no acudir a un especialista para tratar nuestra obesidad?

Cuando comer, se ha vuelto adictivo.

Es verdad que un nutricionista es el profesional más adecuado para elaborarnos una dieta apropiada, pero ¿Qué pasa cuando somos incapaces de llevar un plan de alimentación?

Hablar de adicción a la comida, es creer que está actúa como drogas que estimulan un bienestar mental en nosotros, y aunque estudios científicos, aseveran, es en un hecho bastante posible, la verdad es que a veces cambiar de hábitos puede ser una tarea más que titánica.

¿Por qué comemos en exceso?

Las razones pueden ser diversas, una de ellas y quizás la más común es por educación, porque así hemos heredado nuestro hábitos de familia y nuestro organismo se ha acostumbrado.

Evidencia científica, demuestra que las hormonas, como la leptina, que es producida en los adipocitos, nos brinda saciedad en nuestro organismo, pero cuando su efecto se ve eclipsado por la obesidad, no es efectiva, por lo que la obesidad en sí, ya es una razón para comer en exceso.

La cuestión emocional, sin duda, juega también un papel importante, puede ser la depresión o la frustración, peligrosos compañeros que nos lleven a comer en exceso, volviendo la obesidad un ciclo interminable de subir y ganar más peso, mismo que nos conduce a más depresión y frustración.

Sea cual sea, la razón, debemos aprender a reconocer que la obesidad es más que solo estar gordos, o pasados de peso, es una enfermedad, que no todos podemos remediar por nuestra propia cuenta, cuando lo que hemos intentado no nos ha funcionado, quizás es momento de acudir a un experto, pues por supuesto, él sabrá orientarnos correctamente sin poner en riesgo nuestra salud que es tan importante, y que no nos sorprenda que en ocasiones podamos requerir de la ayuda de un psicólogo o de otro especialista para poder romper con el ciclo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
8 Comentarios
  1. 24 agosto 2013
  2. 19 agosto 2012
  3. 30 julio 2012
  4. 30 julio 2012
  5. 26 julio 2012
  6. 26 julio 2012
  7. 26 julio 2012
  8. 26 julio 2012

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR