Intolerancia a la Lactosa

Intolerancia a la lactosaLa lactosa es un hidrato de carbono que se encuentra en la leche y sus derivados; es un tipo de azúcar  conformado por glucosa y galactosa.

Para que el intestino absorba la lactosa de forma adecuada es necesario que realice un proceso de separación de  ambos componentes mediante un proceso químico de que se encarga  una enzima que se encuentra en el intestino delgado llamada lactasa.

Muchas personas por procesos genéticos, carecen de esta enzima o con los años se va reduciendo su producción; de tal forma que sin esta enzima que procesa la lactosa, esta permanece en el intestino hasta que finalmente es digerida o fermentada por la flora intestinal o las bacterias del intestino grueso, produciendo ácidos grasos, dióxido de carbono, gases como metano e hidrógeno, lo que genera grandes molestias como inflamación abdominal, flatulencia, diarrea, etc.

La leche de vaca cuenta con aproximadamente 10 gramos de lactosa por cada 100 ml , es decir que una taza de leche aproximadamente contiene 7 gramos.

Causas de intolerancia

Las dos principales razones por las que se sufre esta deficiencia de enzimas  que descomponen la lactosa  pueden ser por herencia o por padecer alguna enfermedad digestiva que esté relacionada con el intestino delgado y que puede reducir la cantidad de lactasa. En otros casos simplemente se debe a la edad, ya que a partir de los dos años de edad, el cuerpo comienza a producir menos enzima puesto que  a esas edad un niño ya no consume leche materna y según la naturaleza, después de esa edad ya no tendríamos razones  para  consumir leche. Aunque por supuesto no todas las personas dejan de producirla, y algunas dejan de hacerlo ya  a edad muy avanzada.

¿Cómo controlarlo?

En realidad no existen tratamientos especiales para incrementar la producción de lactasa, por lo que es necesario optar por una dieta libre de productos derivados de la leche, para  que el cuerpo no tenga que  realizar estos procesos de digestión de la lactosa y así no se ocasionen molestias.

La ventaja es que actualmente, existen en el mercado cientos de productos libres de lactosa , por lo que el remedio no es tan radical, simplemente debes asegurarte que los productos como leche, queso o yogur que consumes sean bajos en grasas o libres de lactosa, o si se consumen productos lácteos, hay que hacerlo con moderación.

Recomendaciones

  • Beber leche libre de grasas, leche de soya o tomar solo una taza al día como máximo.
  • Comer quesos o yogures bajos en grasa para obtener el calcio necesario, ya que estos tienen menos cantidad de lactosa.
  • Puedes acompañar  los lácteos con algún tipo de cereal.
  • Selecciona alimentos fortificados con calcio como el jugo de naranja.

Recuerda que los lácteos aportan una gran cantidad del calcio necesario en nuestro organismo, por lo que debes tener en cuenta que al no consumirlos debes incluir en tu dieta otros productos ricos en calcio.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
4 Comentarios
  1. 13 septiembre 2014
  2. 9 junio 2012
  3. 8 mayo 2012
  4. 6 febrero 2012

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR