Grasas, descubre Porqué Deben estar en tu Dieta

Durante muchos años hemos tenido la noción de que las grasas son perjudiciales para nuestra salud, y para nuestro peso, sin embargo, estudios recientes han demostrado que incluir grasa en nuestra dieta no sólo es necesario para que nuestra salud sea óptima, sino que es fundamental para perder peso.

Grasas, descubre Porqué Deben estar en tu DietaConsidero que conocer la función de las grasas en nuestra digestión y metabolismo es necesario si deseamos perder peso.

¿Qué son las grasas?

Talvez es fácil identificar las grasas para nosotros, la mantequilla, el aceite, manteca, entre otras, son todas grasas que no nos cuesta reconocer, sin embargo, ¿que son exactamente? Se trata de sustancias identificadas como “lípidos”, y gracias a su estructura, suelen ser junto con los carbohidratos, las principales fuentes de energía de nuestro organismo.

Algunos tipos de grasas son esenciales, porque el cuerpo no puede producirlas, tales como el ácido linolénico y linoleico, pero podemos adquirirlos de nuestra dieta.

Los lípidos, tienen distintas funciones en nuestro organismo, desde formar parte de la estructura de cada una de nuestras células, hasta la de ser la forma en la que almacenamos nuestra energía, pero hay varias razones por las que ingerir grasas es una buena idea para controlar nuestro peso.

Grasas, vitaminas y saciedad

Las grasas son vehículo de algunas importantes vitaminas en nuestra dieta, las conocidas vitaminas liposolubles. Estas vitaminas no sólo favorecen un metabolismo óptimo, también son necesarias para tener un buen estado de ánimo, lo que es muy importante cuando queremos iniciar o llevar a cabo una dieta, pues, si no lo hacemos llenos de ánimos  y optimismo, es posible que fracasemos en el intento.

Por último, las grasas son importantes en el proceso de digestión, pues lo retardan de forma tal que con su consumo nos sentimos más saciados y por consecuencia, no comemos en exceso.

No todas las grasas son saludables

Si bien es cierto que las grasas son necesarias para que nuestro cuerpo pueda realizar sus funciones, no todas las grasas son aconsejables, pues el consumo de algunas, se asocian con el riesgo de padecer ciertas enfermedades, sobre todo, enfermedades de tipo cardiovascular.

Las principales grasas que debemos evitar son las saturadas y las grasas trans.

Grasas saturadas: Suelen ser sólidas a temperatura ambiente, por lo regular son de origen animal, tales como la manteca, la grasa de las carnes rojas, quesos curados, etc. Es importante limitar su consumo.

Grasas trans: Se trata de grasas que han sido tratadas con un proceso denominado hidrogenación para que, sean físicamente similares a las grasas saturadas, como es el caso de la margarina. Muchos productos industrializados contienen grasas trans porque son preparados con este tipo de productos. Las grasas trans se han relacionado con niveles altos en sangre de colesterol malo. Afortunadamente hoy en día, las etiquetas de los productos, suelen mencionar cuando contienen o no, grasas trans, por lo que es posible evitar su consumo.

Las grasas consideradas saludables para nuestro cuerpo, son principalmente las de origen vegetal, tales como la del aguacate, aceites vegetales, especialmente el aceite de olivo y las semillas como las nueces y almendras.

En cuanto a las carnes, se aconseja evitar el consumo de embutidos, carnes grasas, etc, ya que estos tipos de alimentos de origen animal, contienen grandes cantidades de grasas saturadas. Por otro lado, los pescados son recomendables, ya que la calidad de su grasa  es mejor y más saludable.

Cuidado con la cantidad

Otro importantísimo punto, para que las grasas no sean un inconveniente en nuestra dieta, es la cantidad que ingerimos.
Ciertamente, las grasas son “hipercalóricas” por así decirlo, pues por cada gramo de grasa que ingerimos, estamos consumiendo 9 kcal. Parecen pocas, pero cuando hacemos el conteo de los gramos de grasas que consumimos durante el día, nos daremos cuenta que son un grupo de nutrimentos con un considerable aporte energético.

Se recomienda evitar los excesos, incluso tratándose de grasas saludables, pues si no se consumen con moderación, sí pueden afectar nuestro peso.

Evitemos emplear las grasas en exceso, por ejemplo, en comidas que requieran del empleo de mucho aceite, como pueden ser las frituras, o los alimentos rebosados.

También es aconsejable elegir carnes magras, o consumir con más frecuencia las carnes blancas, como las de las aves, y los pescados, en el caso de las aves, hay que retirar la piel para eliminar parte de la grasa.

Las semillas como nueces y almendras, pueden consumirse, pequeños puñados por ejemplo, entre las comidas, pueden ayudar a mantener nuestra saciedad, pero es poco recomendable consumir un tazón de estas semillas.

La conclusión es, que un poco de grasa en nuestra dieta, puede ser una excelente aliada siempre que elijamos grasas saludables y las combinemos de forma adecuada, pero cuidado con los excesos, si bien es cierto que  existen algunas dietas que se basan en el consumo de grasas y proteínas, y han sido balanceadas con el fin de que provoquemos cambios metabólicos en nuestro cuerpo para adelgazar, estas no son recomendables para todas las personas.

Lo mejor es balancear nuestra dieta con la cantidad adecuada de cada grupo de nutrimento, carbohidratos, grasas y proteínas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
7 Comentarios
  1. 14 enero 2016
    • 27 enero 2016
  2. 12 diciembre 2015
    • 16 diciembre 2015
  3. 8 diciembre 2015
    • 16 diciembre 2015
      • 30 diciembre 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR