Cuál es la cena perfecta

Cenar o no cenar e ahí el dilema. Cuántas veces nos hemos encontrado frente a esa duda que al final, puede determinar que ganemos calorías extras que no queremos, o en su defecto enfermarnos de gastritis, por dejarnos morir de hambre.

La cena no tiene por qué ser un dolor de cabeza. Recuerda lo que decían nuestras abuelitas y es incluso avalado por diversos nutricionistas: “Desayuna como rey, almuerza como príncipe y cena como mendigo”.

Ésa es la clave, no es necesario que nos matemos de hambre ni que devoremos lo que no pudimos en la mañana y en la tarde.

Hora de ir a la camaEstoy comiendo en exceso por falta…

Otro hecho fundamental es no juntar la cena, con la hora de ir a la cama. De qué vale que comas una buena porción si al rato o a la hora te vas a acostar. De esa manera sólo estarías acumulando grasa, pues la energía ganada con los alimentos, no se usarán; por el contrario, entrarías a un estado de relajo absoluto.

El espacio prudente entre la cena y sueño dependerá de lo que se ha comido. Si por ejemplo es una fruta y yogurt, esperar una hora está bien.

Cinco comidas diarias

Una regla que debemos aplicar a rajatabla para lograr un buen metabolismo es hacer cinco comidas al día, claro que en porciones pequeñas. De esta forma mejoraremos la asimilación de nutrientes, saturando menos el organismo.

Si hacemos esto, al llegar a la cena sabremos que sólo nos faltará un restante 20%.

Alimentos ideales

Las frutas de temporada son una muy buena opción, podemos tomarlas con yogurt, o en una rica ensalada. Ellas nos aportarán los minerales, fibras y vitaminas necesarias.

Otra forma de comer una cena saludable es a base de verduras y hortalizas frescas. Una ración de estas debería ser diaria. Compleméntala con limón y una pizca de sal, evita las mayonesas y otras salsas muy condimentadas.

También puedes recurrir a los lácteos hipocalóricos como el queso fresco o requesón, o yogurt desnatado, si te gusta la leche es otra opción válida, mejor aún si es de soja. Esta es una combinación con pocas calorías y claro que podrás sentirte satisfecha.

Una cena con pescado o pollo al vapor, es una opción con proteínas de gran calidad y muy buena asimilación. Puedes comerlo con una rica ensalada. Por la noche es excelente consumir proteínas, el mejor momento para crear tejidos.

Los cereales Integrales nos aportan hidratos de carbono complejos de absorción lenta. Es mejor esperar más tiempo para ir a dormir luego de consumirlos.

Cero cafeína y gaseosas

Por más que te encante el café, si lo consumes en exceso, justo a horas antes de dormir, no será una muy buena idea. Seguramente no podrás conciliar el sueño y terminarás por desvelarte.

La gaseosa sólo demorará tu digestión y podría generarte incómodos gases y dolores estomacales.

Sin postre

Lo ideal es no agregar ni un postre a la hora de la cena, pero si eres de las que no puede evitarlo y siempre buscas algo dulce por las noches. Pues una pastillita de chocolate negro, con 70% de cacao, no será tan dañino.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
3 Comentarios
  1. 14 septiembre 2015
  2. 31 mayo 2013
  3. 30 mayo 2013

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR