Corsés y Fajas, Prendas Reductoras

Hoy dedico este artículo a resolver algunas dudas sobre el uso de fajas y corsés para lograr reducir medidas sin esfuerzo.  Es un hecho que muchas personas optan por este método para ocultar esos detallitos que nos molestan de nuestro cuerpo, la panza, los michelines, las caderas, muslos, e incluso los brazos.

Corsés y Fajas, Prendas ReductorasLas fajas, cinturillas y corsés parecen  ser prendas  ideales si queremos lograr una figura que siempre hemos deseado, pero hay que ser cuidadosos,  no siempre son tan recomendables.

¿Cómo funcionan?

Hay diferentes tipos de prendas que nos ayudarán a reducir las medidas, la mayoría de ellas, se basan en la utilización de fibras de diferentes composiciones, sintéticas y naturales, cuyo tejido y confección dan lugar a prenda que se ajusta y comprime cierta área del cuerpo.

No son algo nuevo, pues los corsés comenzaron a popularizarse a partir del año XVI, no obstante, su estructura ha ido evolucionando a lo largo de la historia, si bien al principio era una pieza de metal rígido que imposibilitaba el movimiento, fue cambiado hasta convertirse en una prenda que ya no sólo se llevaba por debajo de la ropa, sino que era la protagonista en las vestimentas.

Fajas

Las hay de distintos cortes, algunas completas pueden llegar a modelar nuestros muslos, caderas, cintura, busto e incluso brazos, por lo regular, son las opciones más cómodas, pues no son muy ajustadas, sin embargo, ayudan a “poner todo en su lugar”.

Muchas favorecen la sudoración por lo que afirman que realmente se pierden medidas, no obstante, hay que tener en cuenta, que las medidas perdidas son solamente a base de deshidratación, pérdida de agua, y no hay una verdadera quema de grasa.

Se utilizan por debajo de la ropa, y suelen ser discretas, debemos tener en cuenta, que no son milagrosas, y los resultados de su uso, son temporales.

Aunque muchos fabricantes recomiendan el uso de las fajas diariamente para que los resultados sean satisfactorios y duraderos, expertos lo desaconsejan totalmente, pues, el uso de estas prendas, pueden dificultar la circulación sanguínea. Además, su uso continuo puede afectar la tonicidad muscular haciéndonos perder firmeza.

Corsés

Son una prenda que cubre el abdomen, ajustándose para comprimir las costillas y panza. Se cree que su uso ayuda a moldear nuestra cintura, y no es raro, encontrar este tipo de prenda como parte de vestidos de noche, o de uso diario en ciertos estilos de moda. Están hechas con varillas que no sólo ejercen presión, sino que también promueven una postura más recta.

Si bien, el uso diario y prolongado del corsé puede modelar nuestro cuerpo, se sabe que la fuerza que esta prenda ejerce sobre la cavidad abdominal obliga a los órganos a reacomodarse, dando a lugar a diversos padecimientos, y posibles problemas de salud a futuro, no se aconseja su abuso.

Los corsés deben ser de preferencia hechos a medida, y deben ajustarse al cuerpo del individuo correctamente de forma que acentúe su cintura.

Cinturillas/ Waist trainer

Es técnicamente un corsé que ha sido adaptado para perder medidas, hecho en latex, tienen como fin promover la sudoración en la parte del abdomen, y a menudo se le considera una prenda de tipo “deportiva”, es decir, se recomienda utilizar durante la sesión de ejercicio para promover la quema de grasas localizada en el abdomen.

Algunas celebridades como Kim Kardashian, han popularizado su uso, no obstante, sus riesgos, son los mismos que en cualquier corsé, puede alterar nuestra circulación, y también la posición de nuestros órganos en la cavidad abdominal si se abusa de su uso.

No sirven para perder peso, pues sudar, no es sinónimo de quemar grasa, por lo que no sustituyen una dieta adecuada y un ejercicio regular.

Recomendaciones

Si a pesar de conocer los riesgos quieres darle una oportunidad a estas prendas, debes tener en cuenta lo siguiente.

No compres tallas más chicas: Podemos llegar a pensar que una prenda más chica nos dará resultados más rápidos y mejores, sin embargo, resulta contraproducente para nuestra salud, y además, si la tela se ve forzada perderá su acción.

Evita las telas sintéticas: Aunque la mayoría de las fajas actualmente se fabrican con telas sintéticas, no siempre es lo mejor para nuestra piel, pues al no permitir la respiración, puede afectar la salud de nuestra piel.

Evita usarlas por tiempo prolongado: Aunque talvez no quieras quitarte tu faja luego de ver cómo puede moldear tu cuerpo, es importante que no la uses por un tiempo prolongado, ni diariamente, ya que esto podría tener terribles consecuencias para tu salud, como la pérdida de tonicidad de los músculos de espalda y abdomen.

Procura comodidad: Aunque todas parezcan tener el mismo fin, no todas las fajas y diseños son iguales en cuanto a comodidad, algunas pueden ser muy rígidas e incluso pueden conseguir dificultar nuestra respiración y actividades diarias. Opta por una faja con más flexibilidad y comodidad.

Suspende su uso si notas problemas: Ya sea moretones, irritación de la piel, prurito o incluso dolor,  deja de utilizar la faja y consulta  a tu médico si las molestias no desaparecen.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 4,00 de máximo 5)
Loading...
7 Comentarios
  1. 2 diciembre 2015
    • 7 diciembre 2015
  2. 26 noviembre 2015
    • 30 noviembre 2015
      • 2 diciembre 2015
  3. 26 noviembre 2015
    • 30 noviembre 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foro Vida Natural

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR