Como poco y estoy a dieta pero subo de peso ¿Qué puedo hacer?

Si te encuentras en esta situación, debes estar confundido, o confundida, ¿cómo es posible que suba de peso si como poco? Parece no tener sentido y culpamos a nuestros genes por habernos provocado esta obesidad, pero en realidad, si hay una explicación detrás de esta situación, y si la sabes, es posible que finalmente puedas deshacerte de ese peso extra.

Aunque Como Poco, Subo de Peso¿Cómo subimos de peso?

La ganancia de peso ocurre cuando hay el consumo de calorías supera al gasto, es decir, cuando ingerimos más calorías de las que quemamos en nuestra actividad diaria.

Para perder peso por lo tanto, debemos generar un balance negativo, esto se logra comiendo menos calorías o bien, gastando más calorías, aunque también puede ser una combinación de ambas. En teoría, si comemos poco, no deberíamos subir de peso.

Metabolismo Basal

Se entiende como metabolismo basal a aquellas calorías que requiere nuestro cuerpo para subsistir. En pocas palabras, la energía que gastamos simplemente por estar en reposo. Lo creamos o no, el cuerpo requiere bastantes calorías sólo para mantener la vida de las células, por ello, siempre habrá un gasto de calorías base.

Para perder o ganar peso, se debe tener el gasto de nuestro metabolismo basal.

“Como poco… ¿Quizás demasiado poco?”

No toda la comida es igual, algunos alimentos tienen más calorías que otros, por lo que a veces, incluso al comer pequeñas porciones podemos estar ingiriendo una considerable cantidad de calorías. Algunos ejemplos de alimentos que son concentrados en calorías son las frituras, los panecillos industrializados, el azúcar, la mantequilla, aderezos, entre otros.

Por otro lado, hay alimentos más ligeros en calorías tales como los vegetales frescos, como los de hoja verde, el tomate, etc.

Los alimentos ricos en calorías son considerados hipercalóricos y si los incluyes en abundancia o con regularidad en tu dieta, es posible que aunque no lo parezca estés comiendo más calorías de las que tu cuerpo necesita. Simplemente imagina que una paleta de helado de chocolate y crema puede tener hasta 500 calorías, si comes 3 al día,  serían 1500 calorías, en una dieta promedio de 2000 calorías recomendadas, prácticamente cubrirías el resto con un platillo y sí, sentirías que no has comido demasiado, por esta razón es muy importante evaluar la calidad de nuestra dieta.

Si comes porciones pequeñas pero comes alimentos hipercalóricos, quizás este es tu error y la razón detrás de los kilos extras, es hora de cambiar la calidad de tu dieta e incluir alimentos bajos en calorías y más sanos.

Cabe mencionar que utilizar lo que comen otras personas como referencia para determinar que estamos comiendo poco no es confiable, pues cada individuo tiene un metabolismo diferente y un gasto energético diferente.

Cuando tu metabolismo se pone en tu “contra”

Si consideras que en tu dieta no incluyes demasiados alimentos hipercalóricos, aún puede haber una explicación detrás del aumento de peso, y  por difícil que sea creerlo, la razón puede ser precisamente, que comes poco. Cuando nos saltamos tiempos de comida, o comemos poco, en nuestro cuerpo se activan mecanismos de defensa para precisamente aprovechar al máximo los alimentos que ingerimos, y la energía, en realidad, esto no es malo, pues en una crisis en la que el alimento falte significa que nuestro cuerpo será más eficiente a la hora de utilizar la energía, todo esto a costa de “bajar” nuestro metabolismo.

Quizás hayas notado que sufres de estreñimiento, que te sientes agotado y tienes facilidad para dormir, esto ocurre porque tu cuerpo quiere que aproveches tu energía al máximo y gastes lo menos posible de calorías.

¿Cómo podemos acelerar el metabolismo?

“Pero si yo… como poco”. Bueno, te diré que en ocasiones no es suficiente. Un cambio de dieta es indispensable, pero además será muy importante que incluyamos varios tiempos de comida.

Es aconsejable realizar 3 tiempos de comida principales (desayuno, comida y cena) y dos colaciones más ligeras entre los tiempos de comida (colación a media tarde y a media mañana), de esta forma, le comenzaremos a enviar a nuestro cuerpo la información de que no hay falta de alimento y por lo tanto no es necesario realentizar nuestro metabolismo. Es posible que la primer semana no veamos un cambio favorable, pues debemos esperar un poco más a ver los resultados, sin embargo, comer bien, será la clave.

Procura llevar una dieta más saludable y abundante en alimentos sanos, recuerda consumir suficiente agua natural durante el día, y si es posible, dedica algo de tiempo a ejercitarte, puede ser algo tan básico como caminar, si lo haces con constancia, notarás la diferencia.

Como poco y no adelgazo ¿serán problemas genéticos y hormonales?

Si tu dieta es correcta, respetas tus horarios de alimentos, y haces una actividad física regular, y aun así ganas peso comiendo moderadamente, es posible que exista algún desajuste hormonal o bien, que genéticamente tu cuerpo te predisponga a ganar peso con facilidad, pero no debemos asumir que este es nuestro caso, pues el porcentaje de estos casos es muy pequeño y la probabilidad de que esto nos esté afectando es poca.

Si a pesar de los cambios en tu dieta y hábitos sigues experimentando ganancia de peso, es importante consultar a un especialista para una evaluación y en efecto, descartar estos problemas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 4,50 de máximo 5)
Loading...
11 Comentarios
  1. 2 octubre 2016
  2. 12 septiembre 2016
    • 18 septiembre 2016
  3. 10 agosto 2016
    • 10 agosto 2016
    • 12 agosto 2016
    • 22 agosto 2016
  4. 9 agosto 2016
    • 22 agosto 2016
  5. 8 agosto 2016
    • 22 agosto 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR