Alimentación y Diabetes

Alimentación y DiabetesElegir alimentos sanos puede reducir su riesgo de desarrollar diabetes o sus complicaciones.
Para la mayoría de las personas que no se sienten bien, una visita al médico puede diagnosticar y solucionar el problema. Simple, ¿no? Sin embargo la diabetes, es una de las enfermedades cuyos síntomas pueden pasar desapercibidos para muchos.

¿Qué es la diabetes?

Cuando la comida se digiere, se descompone en glucosa (también conocida como azúcar), que proporciona la energía y combustible a nuestras células. La insulina, una hormona producida en el páncreas, se mueve la glucosa de la sangre a las células. Sin embargo, si no hay suficiente insulina o la insulina no funciona correctamente, la glucosa permanece en la sangre y hace que los niveles de azúcar en sangre aumenten.

Tipos de diabetes

Hay tres tipos principales de diabetes: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional.

La diabetes tipo 1, es el resultado de que el páncreas ya no es capaz de producir insulina y se encuentra generalmente en los niños, adolescentes y adultos jóvenes.

La diabetes gestacional puede ocurrir hacia el final del embarazo de la mujer y por lo general desaparece después del nacimiento del bebé.

La forma más común de diabetes es la tipo 2. Los factores de riesgo incluyen tener sobrepeso, no realizar actividad física suficiente, tener un padre o hermano con diabetes, siendo los afro- americanos, asiáticos-americanos, latinos, nativos americanos o de las islas del Pacífico los más predispuestos a padecerla.

¿Por qué es peligrosa?

Cuando una diabetes mal controlada hace que los niveles de glucosa en sangre son demasiado altos o demasiado bajos, es posible que no se sienta bien. Sin embargo este no es el peor de los males, la diabetes que no se controla bien con el tiempo puede dar lugar a complicaciones que afectan al cuerpo de la cabeza a los pies. Los problemas pueden ocurrir  sobre todo en los ojos, los riñones, los vasos sanguíneos y las encías. Pero los problemas más graves son las enfermedades del corazón y el riesgo de accidente cerebrovascular.

Dieta y diabetes

La comida puede promover la diabetes o por el contrario ayudar a prevenirla, dependiendo de cómo se afecta la capacidad del cuerpo para procesar la glucosa. Se deben evitar los alimentos que aumentan el azúcar en sangre y los que aumentan el colesterol, tales como alimentos procesados, alimentos con alto contenido de grasas saturadas o con grasas trans y alimentos con azúcares añadidos y jarabes.
Los alimentos procesados, así como productos altos en grasa o azúcar, no sólo pueden alterar el equilibrio entre la glucosa y la insulina, lo que resulta en la inflamación, sino que también pueden contribuir a los factores de riesgo tales como el sobrepeso.

Los carbohidratos, también, deben ser vigilados. Si bien son necesarios para alimentar el cuerpo, algunos carbohidratos elevan los niveles de glucosa en la sangre más que otros.  Se deben preferir aquellos alimentos cuyo índice glicémico ( la velocidad con que se absorbe el azúcar) sean bajos,  una buena idea, es cambiar las harinas refinadas por cereales integrales, evitar comer la fruta sola, siempre acompañada algún alimento del grupo de las proteínas y las grasas, y eliminar las golosinas de la dieta.

Una dieta saludable para la diabetes es prácticamente lo mismo que una dieta saludable para cualquiera. Coma porciones de tamaño razonable para evitar aumentar de peso, y son las frutas y verduras (evítense los jugos), cereales integrales en lugar de los procesados, como ya mencionábamos, el pescado y cortes magros de carne, frijoles y legumbres, aceites y líquidos los más aconsejables.

Limite las grasas saturadas y las comidas altas en calorías, debemos evitar los aperitivos y postres, así como las papas fritas, pasteles y helados, y mantenerse alejado de las grasas trans en conjunto.

Treinta minutos de ejercicio casi todos los días de la semana y perder 5 a 10 por ciento del peso corporal, si una persona tiene sobrepeso, también son cruciales para reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

Por último, cualquier persona que experimenta micción frecuente, es decir que orina mucho, sed o hambre, pérdida de peso inexplicable, fatiga, visión borrosa, infecciones frecuentes o debe acudir al médico para un examen de sangre para detectar diabetes. Con una atención cuidadosa y estilo de vida saludable, la diabetes se puede mantener bajo control.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
3 Comentarios
  1. 6 agosto 2013
  2. 4 septiembre 2012
  3. 4 septiembre 2012

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR