5 Razones por las Que No te Gustan las Verduras

Siempre me sorprendo de la cantidad de pacientes que me refieren que no le gustan las verduras, y es que no sólo se trata de niños como muchos de nosotros pudiéramos llegar a pensar, sino también de adultos, casi todos se sienten decepcionados al saber que deben incluir más verduras en su dieta, y muchas veces es, al igual que dejar los dulces y frituras, un verdadero reto.

Todos sabemos que las verduras son alimentos vegetales con un excelente contenido nutricional, no obstante, aún con este conocimiento muchas veces seguimos sin incluirlas en la dieta habitual, por qué, no nos gustan, pero si son tan buenas, ¿porqué ocurre esto?

1 A5 Razones por las Que No te Gustan las Verdurasdaptación del ser humano

El porqué no nos gustan las verduras puede remontarse a nuestro antepasados, aunque parezca increíble. Cuando un paciente me menciona que sólo come dos o tres verduras con frecuencia, yo ya sé cuales son, la patata, que no es propiamente una verdura sino mas bien un tubérculo, la zanahoria y el chayote, o alguna otra verdura cuyo sabor es más bien dulce,  sí, esas que son ricas en almidón, así es, las que suelen aportar más calorías a nuestra dieta, pero no nos admiremos, en realidad, se trata de una adaptación del ser humano que servía para evitar que consumiéramos alimentos tóxicos en el pasado.

Ocurre que las verduras, suelen tener un sabor ligeramente amargo al igual que diversas sustancias tóxicas, el ser humano en sus papilas gustativas desarrolló la capacidad de detectar este sabor a fin de provocar un rechazo, ya que por supuesto, era muy peligroso ingerir alimentos tóxicos en grandes cantidades, por  lo que en cierta medida, estamos programados para que el sabor de las verduras sea desagradable.

2 Costumbres

La poca exposición a verduras en nuestra dieta, puede ser una clara explicación, ¿cómo nos pueden gustar si no acostumbramos ingerirlas? muchos de los alimentos que consumimos, no nos gustaban en un principio, pero al ser parte de la costumbre, finalmente terminamos aceptándolo, esto ocurre por ejemplo en niños pequeños que rechazan platillos típicos, pero al crecer, se acostumbran a su sabor y los aceptan. Si los padres y la familia no acostumbra a incluir verduras en la dieta, es muy probable que los hijos tampoco adquieran éste hábito, ni tampoco el gusto por las verduras.

3 Son insulsas

En la dieta moderna, las comidas chatarras, las frituras, alimentos comerciales como bolleria industrial, gaseosas, caramelos, etc, están sumamente condimentados o endulzados, esto acostumbra a nuestras papilas gustativas a sabores muy intensos y por lo tanto las verduras y en general los alimentos crudos o poco condimentados, nos parecen insulsos, no son atractivos para el paladar y los rechazamos. Esto, puede resolverse si poco a poco reducimos el consumo de estos alimentos industrializados, y dejamos de condimentar o endulzar nuestros alimentos en exceso, siempre es recomendable disfrutar alimentos crudos para saborear un sabor más neutro y aprender a apreciarlo. Por otro lado, también puedes experimentar con recetas en las que puedas condimentar las verduras a tu gusto.

4 Son aburridas

Personalmente encuentro las frutas y verduras muy atractivas, pues sus colores intensos, siempre suelen darle “vida” a un platillo, sin embargo, muchas personas y en especial los niños, creen que los colores verdes y la forma de las verduras es poco atractiva. Esto también se puede solucionar si se utilizan las verduras para formar figuras, dibujar caritas sonrientes en su plato, entre otras ideas, que puede facilitar la aceptación del niño.

5 Tienen una textura desagrable

En la minoría de los casos, las personas no disfrutan de las verduras porque les desagrada su textura, y es que definitivamente su textura es muy singular, al ser ricas en fibra y agua, esto puede resultar algo desagrable para algunos, pero no significa que no puedan ingerirlas, pues hay otras formas de incluirlas. En salsas, jugos, cremas, sopas, caldos, entre otras preparaciones en las que la cocción puede modificar su textura, en realidad, hay muchas formas en las que podemos comer las verduras sin que sean necesariamente crudas.

Ventajas de incluir verduras en tu dieta

Las verduras como sabemos son alimentos muy saludables, y esto se debe a su composición nutricional.

  • Aportan fibra, la cual mejora nuestra digestión y nos brinda saciedad
  • Son rica fuente de vitaminas y minerales, necesarios para una salud óptima
  • Son fuentes de compuestos vegetales con propiedades antioxidantes
  • Son alimentos bajos en calorías, especialmente las de hoja verde, por lo que se pueden incluir en abundancia en nuestra alimentación sin temor a que esto llegue a afectar nuestro peso
  • Son económicas, especialmente si se consumen las de temporada
  • Pueden ayudarnos a prevenir enfermedades, pues se ha comprobado que la ingesta de alimentos vegetales como las verduras tienen propiedades preventivas ante el desarrollo de ciertas enfermedades, incluyendo algunos tipos de cáncer.
  • Nos ayudan a estar hidratados, esto debido a su contenido en agua, las verduras frescas resultan refrescantes

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 3,00 de máximo 5)
Loading...
6 Comentarios
  1. 30 junio 2015
    • 30 junio 2015
  2. 26 junio 2015
    • 30 junio 2015
  3. 26 junio 2015
    • 30 junio 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR